Análisis de Need for Speed Pro Street

¿Un cambio de perspectiva en Need for Speed que le ha jugado en contra? Need for Speed es una saga de velocidad y acción desenfrenada que tuvo su época de oro en PC, y que luego continuó ganando terreno en las consolas, evolucionando, creciendo con cada nueva entrega. Sin embargo, la gente de EA quería hacer algo diferente en Pro Street, y vaya que lo hicieron 😉 El problema en Need for Speed Pro Street es que no es una cosa ni la otra, o sea, la persecución tan característica de esta saga se ha perdido para darle mayor predominio a la carrera, pero al mismo tiempo, las pistas donde uno compite representan escenarios de la vida urbana de una ciudad, con lo cual uno esperaría un alto control policíaco. Asimismo, la jugabilidad ha caído fuertemente, dando lugar a controles que, en ciertos momentos, hacen que uno pensara que está al frente de un barco y no de un coche. Por su parte, los gráficos, en particular en la versión de PS2 y Wii son decadentes, no sólo en comparación con lo que conocemos anteriormente de Need for Speed sino también con respecto a otros títulos del mismo género. Lo que sí debemos destacar, son las opciones de personalización de los vehículos, que se ha trabajado notablemente, más allá de que de poco sirva tener un «autozo» cuando no tenemos un ambiente óptimo para hacerlo correr. Es realmente una lástima, pero Need for Speed ha dado varios pasos hacia atrás cuando se estaba perfilando nuevamente hacia alcanzar aquellos días dorados en los que nadie quería quedarse sin una copia del juego.

Compilado muscial de Need for Speed Pro Street


%title



 

Especiales