Video de Race Pro

Xbox 360 sigue apostado a los títulos en exclusiva, y Race Pro de la desarrolladora sueca SimBin es uno de los elegidos para romper el mito de que los “simuladores realistas de conducción” son posibles solo en PC.

Con títulos de conducción muy detallados como GT Legends o RACE, el currículum de SimBin parece más que adecuado para el titánico proyecto de trasladar la jugabilidad y las mecánicas de un simulador complejo de conducción a los controles limitados que una consola ofrece.

Claro que semejante objetivo sufriría algunos percances, y si bien Race Pro es un punto de comparación para próximos títulos de conducción, no carece de fallas que hay que destacar. Pero con errores y todo, es un juego más que correcto, con un apartado gráfico muy elevado y opciones de configuración detalladas que nos hacen sentir en control de un vehículo en muchos sentidos.

Las diferentes carreras, Única, Modo Carrera y Multijugador, destacan por ofrecernos variedad de vehículos, e inclusive el modo campaña donde tenemos que firmar contrato, escoger un equipo de mecánicos y asistentes y competir en el torneo, le dan bastante valor a la hora de comenzar una nueva partida, pero al cabo de un tiempo podrá parecernos un tanto limitado.

Jugando a través de Live con otros usuarios, podremos escoger circuitos, climas y otra serie de características que servirán además para practicar en los diferentes terrenos, ya que las condiciones climáticas y propias de cada vehículo afectan nuestro desempeño en cada circuito, un aspecto notable en el que Race Pro realmente destaca.

El Modo Campeonato deja de lado las carreras sueltas para ofrecernos la posibilidad de chequear nuestra posición en una tabla, comprar tiempo, puntos y competir en todo el sentido de la palabra.

Contrarreloj y Entrenamiento son los últimos modos con los que contamos, y la carencia de un modo a pantalla dividida es quizás uno de los errores más achacables a los muchachos de SimBin, aunque de todos modos Race Pro consigue dejar un buen sabor de boca gracias a gráficos realismos, una física muy bien trabajada y la esencia de los simuladores de conducción que trata de hacerse un lugar en las consolas de sobremesa.





 

Especiales