Video de MySims

My Sims, seguimos explorando las formas de acercarnos al universo Sim.

En esta ocasión le toca el turno a My Sims, salido para la consola Nintendo Wii y Nintendo DS a finales de 2007.

El juego nos insta a construir casas y amueblarlas de manera que podamos conseguir que los residentes vuelvan a nuestro abandonado pueblo. El objetivo final será desbloquear todos los distritos de la ciudad y conseguir poblarlos al máximo para conseguir una ciudad bulliciosa, de nuevo.

La versión de Wii aprovecha los controles sensores de movimiento del Nunchaku para movilizar a nuestro personaje y el Wii Moto para mover y girar muebles y materiales de construcción. En la versión de DS, podremos utilizar la pantalla táctil y el micrófono para ciertos comandos con nuestros Sims y para movernos por la pantalla.

El juego, de gráficos coloridos y estética “cute”, con personajes cabezones de extravagantes peinados y estilos, posee una amplia cantidad de mini juegos que sirven para algunas acciones particulares de nuestro Sim, como puede ser el caso de la pesca para conseguir alimento y objetos, por ejemplo.

La idea es crear los muebles, poniendo las piezas adecuadas en tu taller y de esa manera pudiendo decorar con mayores variedades las casas del pueblo. Para diseñar cada objeto primero tendremos que conseguir los planos, y en esta tarea nos ayudarán los residentes del pueblo para los que haremos diferentes trabajos antes de recibir como premios los diferentes planos para mejores muebles y objetos con que decorar el lugar. Otro factor importante en el gameplay de My Sims es la “esencia”. El recurso del juego, que se consigue de diferentes maneras, hablando con alguna persona, recogiendo manzanas, utilizando un detector de metales. Es la acción que más tiempo lleva en el juego y la que moviliza casi todas nuestras acciones. Una vez conseguidas las esencias necesarias para construir el objeto, es cuestión de poner manos a la obra y decorar las casas de acuerdo a los estilos necesarios para satisfacer a cada Sim.

Una entrega con un estilo animé, bastante infantil, pero adictiva. Los controles se vuelven entretenidos, pero al cabo de un rato te encontrarás haciendo lo mismo una y otra vez. En fin. La simulación de la saga Sims se basa en eso. A los fanáticos de la serie, y son muchos, les encantará este nuevo enfoque. Lleno de opciones cómicas y colorido para los más pequeños.



%title



 

Especiales