Zubo, rol infantil y original

Electronic Arts mira esta vez al público infantil y les brinda Zubo, un rpg de acción con toques musicales, ¿extraño? Puede que sí, pero, desde luego, la fórmula funciona. Resulta muy, muy divertido, aunque puede resultar harto sencillo para los jugadores experimentados.

Hemos sido enviados a Zubalón para salvar al mundo, todo está invadido por unas criaturas llamadas Zombos. Para alcanzar tan noble fin no estaremos sólos, contaremos con la ayuda de otros seres llamados Zubos. Es decir, iremos por el mundo en plan Pokemon o Digimon, con nuestras criaturas que lucharán por nosotros. Es una historia sencilla, demasiado, que nos la plantan tal cual, sin muchas explicaciones. Esto puede convencer a los más pequeños, pero a otro tipo de jugadores puede resultarle chocante.

Gráficamente el juego destaca bastante, aprovechando en gran medida el potencial de la portátil de Nintendo. Se usa un motor en tres dimensiones con modelados cell shading (dibujo animado). Hay juegos de esta consola que al estar en 3D se resienten mucho, pero este lo sobrelleva con mucha dignidad. Las animaciones están muy bien y destaca sobre todo la expresividad de los personajes.



En la jugabilidad es donde radica la originalidad del juego. Iremos por el mundo resolviendo misiones y combatiendo por el camino. Llevaremos equipados a 3 Zubos que irán subiendo de nivel a medida que luchen. Hay muchos más, muchísimos y capturarlos a todos (¿De qué me suena esto?), puede llevar mucho tiempo. Cada Zubo puede tener 4 ataques, los combates se desarrollan por turnos. A la hora de ejecutar el ataque, sonará una musiquilla y deberemos seguir el ritmo con el lápiz táctil al más puro estilo Ouendan (Elite Beat Agents). Contra más aciertos hagamos más daño quitaremos. Es un sistema muy original que funciona, además los ataques de los Zubos son muy graciosos y entretenidos. No es un sistema profundo, de nuevo digo que está enfocado al público infantil.

En el apartado sonoro se echa de menos más variedad, las musiquillas, debido a la escasez de su número, se hacen tediosas e increíblemente repetitivas. Es uno de los fallos más gordos, además las secuencias de stylus no están nada coordinadas con el ritmo, lo cual no tiene sentido.

De todos modos se trata de un juego bueno, enfocado a los más pequeños. Cualquiera lo puede disfrutar pero lo recomendaría a vuestros hermanos pequeños.


    el 09.10.08

 

Especiales