Video de Assassin’s Creed

Assassin’s Creed, un viaje al pasado para asesinar con mayor elegancia.

Ubisoft Montreal nos otorgó la oportunidad de convertirnos en uno de los personajes más extraordinarios de finales de 2007.

Altair ibn La-Ahad (uno de los ancestros de Desmond Miles, el personaje que es utilizado en pleno 2012 como conejillo de indias de un proyecto científico) era un miembro de la Hermandad de los Asesinos, que en 1191 participaba de la Tercera Cruzada en Tierra Santa. Su historia esta repleta de traiciones, búsqueda y decepción, y la veremos a través de los ojos de Desmond y podremos disfrutar de sus movimientos y peripecias mientras recorremos Acre, Damasco y Jerusalén, las ciudades más importantes de Tierra Santa.

Lo que más atrae en Assassin’s Creed es su calidad en los movimientos y acciones que puede realizar Altair mientras recorre las ciudades en busca de sus objetivos, nueve personajes clave de la historia. Cada misión requiere de cuidadosos pasos a seguir para llevarla a cabo con éxito. Buscar a nuestro contacto de la hermandad en la ciudad destino, interrogar a diversos personajes, ser sigiloso en el acercamiento a otros, además de objetivos secundarios como enfrentarnos a Caballeros Templarios, los enemigos acérrimos de la hermandad, salvar a ciudadanos que están siendo amenazados. Esto puede implicar, en el futuro, acciones que nos ayuden a cumplir nuestro objetivo ya que al ser perseguidos por los Templarios, o los guardias, los ciudadanos quizás nos cubran si es que fuimos amables con ellos.

Los movimientos de Altair, su manejo de la espada, su manera de enfrentar a los Templarios. Todas sus acciones terminan llamando la atención de la población, que se mide mediante una barra que nos advierte cuando los guardias están en alerta máxima y nuestras posibilidades de victoria se verán reducidas, obligándonos a escapar. Además, la física del juego permite que los movimientos sean espectaculares.

Una de las peores críticas al juego, además de lo intrincado de su historia, fue la adición, adrede, de momentos en que la pantalla se bloquea, o aparecen mensajes extraños. Esto remite a los errores de sincronización de Desmond y la máquina que se esta probando, Animus. Todo un juego de romper la cuarta barrera, pero mal implementado.

El juego se ve ligeramente mejor en Play Station 3, quizás debido a su mayor retraso en la publicación. Pero Assassin’s Creed es una muestra más que interesante acerca de las posibilidades del género de la aventura y el sigilo, con dosis intercaladas de acción y espionaje. Una obra infaltable para los amantes de los retos.





 

Especiales