Assassin’s Creed para Xbox360 y PS3

Tal como ocurre con películas y libros, existen videojuegos que no son apreciados por el común de las personas generando una imagen errada del gran potencial no solo técnico que poseen, sino también de la historia compleja y muchas veces pausada y lenta que más allá de hacernos pelear como locos, nos ayuda un poco a reflexionar sobre nuestra propia vida.

«Assassin’s Creed» cuenta la historia de Desmond, un tipo común que un día despierta encerrado en un gran laboratorio en la azotea de un edificio. Acompañado solo por un científico jefe de unos 45 años, su asistente (mujer, 25 años aprox.) y una máquina llamada «Animus» que por supuesto no tienes idea para que sirve hasta ahora.

Cuenta la ciencia que las memorias y recuerdos son heredadas de padre a hijo a través del material genético ayudando -por ejemplo- a que las aves sepan donde y en que momento deben migrar en ciertos momentos de su vida. El ser humano también posee ese don y es por ello que hay personas que nacen con mayor talento para algunas cosas que otras, hecho justificado en ciertos parientes (lejanos o directos) que aprendieron cosas similares en momentos anteriores al nuestro.

La máquina «Animus» potencia y estudia este fenómeno ayudando a que el usuario recostado en ella pueda «viajar» y recrear momentos clave de la vida de un pariente para obtener información útil. En este caso información que la empresa «Abstergo» desea obtener de forma crucial y que con la «ayuda» de Desmond podrá obtener de forma óptima (no olviden que fue forzado a «cooperar»)

Es así como retrocedemos prácticamente mil años y nos encontramos en el medio-oriente medieval, específicamente en tres grandes ciudades de la época: Damascus, Jerusalén y Acre las cuales están «construidas» de acuerdo a documentación historica para hacerlas lo más fiel a la realidad posible de aquellos tiempos (hasta sus habitantes hablan en el idioma respectivo). En ellas tendremos que desarrollar la vida de un asesino llamado Altair (el pariente de Desmond) quien no mata por gusto, sino pertenece a un grupo que liquida personas que amenacen la paz y el orden mundial.

En estos ambientes eres completamente libre. Puedes escalar la ciudad completa, pasear y ocultarte entre la gente, robar información, escuchar conversaciones importantes, interrogar personajes y, en términos simples: desarrollar una historia tan entretenida como asombrosa.

Tal vez el gran problema de «Assassin’s Creed» sea el hecho que algunas misiones puntuales pueden resultar monótonas o reiterativas respecto a sus pares anteriores, pero es su impresionante capacidad de mostrarnos un mundo vivo, lleno de gente y extremadamente interactivo su mayor potencia. Desde cosas tan simples como despertar sospechas por correr en la calle hasta provocar peleas para distraer guardias (que por supuesto buscaran al responsable) hacen de este juego un goce para la vista y una oportunidad para jugar con tranquilidad sin tener que estar corriendo a hacer la misión siguiente. Hasta caminar puede ser atractivo si uno intenta imitar la realidad.

Un juego que vale la pena probar y por favor no se dejen llevar por su crítica general (que fue bastante dura). Si bien no es EL título del pasado 2007, es un juego que será recordado por muchos gracias a su mayor cualidad: la libertad. Disponible en Xbox360 y Playstation3.


%title

    el 18.01.08

 

Especiales