Personajes: Baal (Diablo II)

En Guía Manía siempre tenemos espacio para los villanos y los personajes malvados, y en esta oportunidad nos toca volver a hablar sobre la saga Diablo, y sobre uno de los demonios principales: Baal, Señor de la Destrucción, el hermano del medio de los tres malvados originales.

El nombre está basado en una antigua deidad de los Cananitas y se traduce, del hebreo como “poseedor”.
Diablo_Baal_001

En el juego, vemos que Baal es sellado en una Soulstone, pero es tanto su poder que la piedra se rompe, y la porción más grande es incapaz de contener toda su esencia, por esa razón el hechicero Tal Rasha se sacrifica para extender el poder sellador de la Soulstone.

El hechicero es encerrado en un santuario, dispuesto a pasar toda la eternidad combatiendo la maldad de Baal en su interior, pero finalmente el demonio consiguió dominarlo y fue liberado con la intervención de Diablo.

Baal fue responsable de la muerte de Marius, uno de los personajes más importantes para la narrativa de Diablo II, a quién engaño para conseguir de regreso su Soulstone. A partir de ese momento empezaría a destruir diferentes poblados como la capital Sescheron y hasta Harrogath.

Pese a su gran inteligencia, es un personaje mucho más calmado y pensativo a la hora de actuar en comparación con sus hermanos, Baal es destruido junto a todo el complejo de Worldstone Keep.

Sus poderes son variados, y aunque en combate no utiliza su habilidad de fuego, algunas de las cinemáticas más impresionantes del juego nos muestran el control de Baal sobre el hechizo Blaze, quemando los restos de Marius.

Otra de sus habilidades es la de tener sentidos alterados, con una vista y oídos agudizados, y además puede controlar sus alrededores desde una distancia bastante considerable.


%title



 

Especiales